martes, 19 de enero de 2016

La sillas Thonet. Un clásico del diseño industrial

Intuyo que si estás leyendo estas líneas es porque eres amante de la decoración, de las nuevas ideas que te hagan la vida más fácil, del diseño y en definitiva de las cosas bonitas con las que dar vida, funcionalidad y ese toque original a tus ambientes.  

He pensado que poco a poco, me gustaría ir compartiendo contigo esos clásicos del diseño industrial que hoy por hoy siguen siendo un referente decorativo de gran valor y suma actualidad. 

Y me gustaría comenzar este repaso por los clásicos del diseño industrial con una de mis debilidades, las sillas Thonet. Una colección diseñada hace ya más de 150 años por Michael Thonet. De esas piezas que tod@s en algún momento hemos tenido la suerte de tener cerca, ya sea en la casa de la abuela, en la tuya propia o en algún café.

Fuente: Maria Victrix


Michael Thonet, el autor

Nació el 21 de Julio de 1796 en Boppart, Alemania. A los veinte años y con una pequeña empresa dedicada a la fabricación de mobiliario, comienza a hacer los primeros experimentos destinados a curvar láminas de madera sometiéndola a un tratamiento a base de vapor y calor, una práctica que por los excelentes resultados obtenidos, comienza a hacer crecer su reputación gracias a la calidad y originalidad de las creaciones obtenidas. 

Fuente: Estilo escandinavo


Silla nº14, la más conocida

Si destaca una entre todas las sillas que diseñó, esa fue la número 14, que salió a la luz en 1859. Su nombre se debe al número que le correspondió al artículo en el primer catálogo en el que salió a la luz, aunque también es conocida como Silla Thonet, haciendo referencia tanto al diseño más emblemático de su creador, como a la empresa familiar que actualmente sigue fabricándola.

Fuente: Reformas de diseño

Cambios en el proceso de mecanización

Entre 1860 y 1930 se vendieron más de 50 millones de unidades de esta silla, y si algo permitió que pudieran fabricarse y distribuirse esa inmensa cantidad de piezas, fue el cambio que se produjo a la hora de fabricar y transportar el modelo. Una de las razones (a parte de la estética) que llevó a Michael Thonet a ensayar distintas técnicas de doblado de madera, fue precisamente la de eliminar los modelados y ensamblajes artesanales, lo que reducía notablemente los costos y el tiempo de ejecución del mueble

Fuente: El tornillo que te falta

Las sillas podían ser producidas en serie por trabajadores no cualificados. Las 6 piezas de madera de que constaban se unían mediante tornillería, por lo que se empaquetaban desensambladas para ahorrar espacio durante el transporte. Llevar a cabo esta práctica permitía portar 36 unidades en una caja de tan sólo un metro cúbico de capacidad. ¿Te suena de algo esta forma de comercializar? Como ves, el gigante sueco Ikea tomó buena nota de esta pionera práctica para llevar a cabo el transporte de mobiliario reduciendo costos.

Fuente: Decoesfera
En definitiva, un proceso totalmente mecanizado, con un producto al alcance de todos los bolsillos, funcional, ligero y sin ningún tipo de ornamentación con posibilidad de adaptar a cualquier estilo decorativo, resultó ser la combinación perfecta para que la silla nº14 tuviera en esa época presencia en hogares y cafés de medio mundo. 


Silla nº 209, la favorita de Le Corbusier

El modelo 209 fue diseñado en 1900 por los hermanos Thonet, hijos de Michael Thonet. Como dato de notable interés resaltaría que el arquitecto suizo Le Corbusier adoraba esta pieza. Decía que poseía una inmensa elegancia y ciertos rasgos de nobleza, lo que lo llevó a usarla en varios de sus proyectos de interiorismo tales como la finca Weissenhof en Sttutgart.

Fuente: Etxecodeco

Su uso en la actualidad

En lo que tiene que ver con la decoración y el interiorismo actual, las sillas Thonet siguen siendo las indudables protagonistas independientemente del ambiente del que decidas hacerlas formar parte.  

Fuente: Exterior con vistas
Hoy por hoy siguen estando de rabiosa actualidad y pueden darnos mucho juego. Su durable estructura en haya maciza nos permite personalizarlas de mil formas bien para fusionarlas aún más con el ambiente o para aportar el toque original, único y característico a nuestras estancias o locales.

Fuente: Tránsito inicial
La técnica del dip painting les viene de maravilla. Te recuerdo que en el post Descubre el Dip Painting: la técnica del efecto sumergido te hablaba ampliamente de ella y de cómo llevarla a cabo. Échale un vistazo si quieres cambiar el aspecto de alguna de estas piezas y obtener un resultado súper original y actual.

Fuente: Vintage & Chic
Fuente: Sillas - muebles
Espero que el "primer capítulo" dedicado a los clásicos del diseño industrial te haya gustado y que de ahora en adelante, tu visión e interés por las sillas Thonet que te vayas encontrando por el camino te lleve a valorarlas mucho más que lo hacías hasta ahora ;) 

¿Qué te parece este clásico del diseño?

¡Que tengas un día estupendo!

Dori c.G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!