miércoles, 16 de septiembre de 2015

Apartamento muy chic con recuerdos neo renacentistas

Mediados de Septiembre y todo parece haber vuelto a la normalidad. Ahora sí, es momento de recuperar el horario de sueño, plantearme comenzar a practicar algún deporte y mirar a los ojos a mi báscula, borde amiga que ha pasado el verano entero avisándome: 

"Nenita... barbacoas, chiringuitos y helados no forman parte de una dieta sana y equilibrada" :-(  

Así que intentando convencerme de que hoy sea el primer día del resto de mi vida, saco a Berta al trote mientras hago esfuerzos por pronunciar las palabras mágicas: "De hoy no pasa, hoy empiezo".

Buen humor y una sonrisa de oreja a oreja es lo que me hace falta para comenzar esta nueva etapa con buen pie, y una casa como la que te muestro a continuación contribuirá muy seguramente a alegrarme el día. Me encantaría alegrar también el tuyo, así que ¿me acompañas?

El apartamento que visitamos hoy se encuentra en la ciudad sueca de Göteborg y fue levantado en un edificio de estilo neo renacentista en 1878. Se trata de 132m2 de buen gusto, frescura y respeto hacia los originarios detalles de la época.

Empezamos por el salón comedor. A pesar del aire plenamente contemporáneo, detalles como la moldura de motivos florales, la chimenea de azulejo verde brillante y la lámpara ubicada sobre la zona comedor, se han conservado y fusionado perfectamente con la nueva decoración aportando un aire muy romántico a la casa.   


Pasamos a la sala de estar. Además de admirar la originalidad de la chimenea conservada de la época, te recordará a anteriores posts en los que te comentaba las características fundamentales del estilo nórdico. Si te apetece recordarlas pincha aquí.


Llegamos a la cocina. Los altos techos proporcionan una atmósfera muy aireada. El corte clásico de los armarios y el fregadero de loza casan a la perfección con la estufa de leña conservada original de 1800. Fíjate ahora en el suelo. Se ha diferenciado del resto de la casa mediante un dibujo en forma de tablero de ajedrez que a sutileza y originalidad no hay quien le gane.


Las 2 pequeñas puertas que observamos en la cocina, en origen daban acceso a los cuartos destinados al servicio. Actualmente son un espacio de trabajo y un baño con zona de lavado incorporada. Por el reducido espacio de este último, se opta por sanitarios compactos y suspendidos que aportan mayor continuidad visual y sensación de amplitud a la estancia (característica propia de los baños de cortesía o de pequeñas dimensiones). Dicha sensación de amplitud  es potenciada también por la mampara de cristal colocada en la ducha. Como precioso detalle, el suelo. Las baldosas de diseño originarias de Marrakech adquieren todo el protagonismo de esta estancia. 


Entramos al dormitorio. La sencillez y calidez de los tejidos aportan la sensación de calma necesaria en este tipo de estancias.


Y terminando, salimos hacia el vestíbulo y nos dirigimos al hall, donde un blanco perchero de corte clásico y un banquito descalzador de línea recta nos despiden hasta la próxima visita. Qué pena da salir de esta casa...

Fuente

Espero que esta visita te haya endulzado el día tanto como a mí. Quedamos para muy pronto en la siguiente. ;-) 

¡Comparte con qué detalle de la casa te quedas!

¡Feliz día!

Dori c.G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!