viernes, 30 de octubre de 2015

¿Puertas Correderas? ¡Siii, pero sin obras!

Amanece un viernes dominado por el viento ¡pero viernes es! ;-)
Desempolva la cometa, tómate una cervezuela, deja que tu peinado se rinda a la moda ochentera mientras das un paseo o goza de la noche bajo una caliente manta con palomitas incluidas :-)

Mientras barajas por cuál de los planes te decantas, aprovecho el post de hoy para hablarte de las puertas correderas y las múltiples situaciones que podemos solucionar con ellas. Pero tranqui si eres de l@s que se le ponen los pelos de punta con sólo imaginar albañiles en casa, porque en esta ocasión nos centramos en incorporar puertas correderas sin necesidad de hacer obras ;-)

No hace falta que te diga la gran cantidad de espacio que ahorramos mediante su utilización, sobre todo en pequeños o difíciles espacios. Lo que está claro es que una vez se han colocado las puertas en casa (normalmente por inercia abatibles) perdemos de vista la posibilidad de implantar otras opciones aunque ello suponga seguir conviviendo a diario con una solución incómoda. ¿Y por qué? Porque relacionamos los cambios con albañiles, polvo, enredos y caos en casa.

Como hoy me he propuesto hacerte cambiar de opinión, paso a exponerte unas cuantas situaciones que podrías solucionar fácil y rápidamente de instalar este tipo de puerta corredera:

1. Dejaste el hueco abierto y ahora piensas que deberías haberlo cerrado.

Fuente
Fuente
Fuente
2. El espacio es tan pequeñito, estrecho o difícil, que andas poniendo topes por todos lados para no abollar nada o rezas para no tropezar al abrir la puerta.

Fuente
Fuente
3. Optaste por una puerta abatible y ahora se te hincha la vena cada vez que la abres mientras haces maniobras para entrar a la estancia en cuestión.

Fuente
Fuente
4. Pensaste que daba igual que esa puerta abriese hacia a fuera y ahora te arrepientes.

Fuente
Fuente
5. En ocasiones te gustaría que ciertas estancias de la casa se integrasen más con el resto (pero sólo en ocasiones).

Fuente
Fuente
6. Te apetece integrar los ambientes, pero no los ruidos o los olores.

Fuente
Fuente
7. Simplemente tienes ganas de un cambio de forma o de estilo en casa.

Fuente
Fuente
Fuente
Como habrás podido ver, para implantar una solución que nos haga ganar en comodidad y espacio no es necesario montar "la monumental". Simplemente es cuestión de escoger la solución y variante adecuada que se adapte a tus necesidades y estilo de vida.

¿Ves ahora más viable la incorporación de una puerta corredera en casa? 

¡Que tengas un estupendo fin de semana!

Dori c.G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!