lunes, 19 de octubre de 2015

¿Sencillez y amplitud en 40 metros? Yes, we can!

Después de un fin de semana cargado de altas dosis de bricolaje, damos la bienvenida al lunes con un plus de positividad y alegría. Esa que experimentas cuando ves nacer y crecer una idea que vas materializando pasito a paso con tus propias manos. Una gozada para los sentidos. :-)

Es por lo que somos capaces de hacer si nos lo proponemos, por lo que hoy te animo a acompañarme a realizar la visita a una pequeña gran vivienda de 40m2 tan sencilla como amplia y confortable.

Viva prueba de lo que un buen proyecto de reforma interior puede dar de sí es este apartamento formado por hall, salón, baño, cocina y dormitorio donde sencillez y funcionalidad resultan las claras protagonistas.

Con el blanco como color claramente predominante, accedemos tras el hall a un amplio salón que hace las veces de zona de estar, espacio para almacenaje, comedor, rincón de lectura y zona de trabajo.

Como elementos a destacar, la zona destinada a almacenaje es aprovechada hasta el techo y resulta completamente regulable en función de las necesidades. Recuerda que es de vital importancia no perder de vista el valor añadido que puede suponer elegir un mobiliario versátil en pequeños espacios.  


Fíjate en la gran cantidad de elementos textiles que se incorporan. Cojines, mantas y por supuesto la alfombra, resultan de vital importancia a la hora que obtener un salón confortable y cálido, a lo que también ayudan los distintos puntos de iluminación ambiental repartidos en los diversos ambientes creados. 


El hall se encuentra completamente despejado. Muy útil resulta la incorporación de una balda en la parte superior de la puerta de acceso a la vivienda. Es inaccesible a la vista y además, se emplea su cara inferior para atornillar una pequeña barra a modo de perchero que agiliza tanto la llegada como la salida de la casa en el transcurso diario.


En el baño, decisiones como la de colocar una mampara de cristal o incorporar un espejo que resulte a la vez módulo de almacenaje, contribuye muy positivamente tanto a la amplitud de la estancia como a la funcionalidad de la misma. 


Accedemos a la cocina y observamos las acertadas decisiones que se han tomado con el fin de aprovechar tanto el espacio como la luz natural. En cuanto al almacenaje, vuelve a emplearse la altura en su totalidad, y al igual que en el hall, también se atornilla una balda sobre la puerta de entrada a la estancia que se suma a tal función.


Observa que tal como vimos en el post "5 consejos para sacar partido a una pequeña cocina", el microondas se ha empotrado en la tirada superior de almacenaje a fin de ganar espacio de trabajo en la encimera, se han empleado multitud de ganchos, imanes y perchitas que facilitan el funcionamiento diario y también se ha colocado una mesa plegable que supondrá una superficie de apoyo extra cuando sea preciso.


Por ser una estancia interior, se ha incorporado un tragaluz que permite el aporte de luz natural desde el dormitorio hasta la cocina. Estupenda y acertada decisión que fomenta la sensación de amplitud y confort en esta estancia.


Terminamos la visita entrando al dormitorio a través de una puerta corredera de cristal translúcido que invita del mismo modo a la entrada de luz natural y en él vemos una cama doble y un armario vestidor abierto que por las pequeñas dimensiones de la estancia, hace un claro favor a la sensación espacial.

Fuente
Como ves, la vida diaria en un apartamento de pequeñas dimensiones en claramente posible y viable. Todo es cuestión de planificación y buen hacer. ;-)

Después de la visita ¿te ves viviendo en 40m2?

¡Que tengas una estupenda y creativa semana!

Dori c.G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!